5 formas de conseguir una hipoteca que financie el 90% de la casa

Oct. 20, 2021 Marketing InmoGestión



Hay una máxima que es importante conocer si se quiere adquirir una vivienda: para conseguir la hipoteca, se debe tener ahorrado el 20% de lo que cueste el inmueble más un 10% extra para pagar los gastos asociados a la compraventa (notaría, registro, impuestos, etc.). Y es que los bancos, por norma general, financian hasta el 80% del precio del piso o de la casa que se quiere comprar. Ahora bien, desde el comparador bancario HelpMyCash afirman que, en algunos casos, es posible obtener una financiación de hasta el 90% para no tener que aportar unos ahorros tan elevados.

  1. Contratar a un bróker hipotecario

Los analistas de este comparador aseguran que la manera más fácil de conseguir una hipoteca al 90% es contratar a un intermediario financiero o bróker. Estos profesionales mantienen una relación muy estrecha con varios bancos, así que saben a qué entidades acudir para que se preste más del 80% de lo que cueste la vivienda.

Hay que decir, sin embargo, que un bróker suele cobrar unos honorarios por su trabajo, cuyo coste oscila entre el 1% y el 5% sobre el importe de la hipoteca en la mayoría de los casos. Por ello, habrá que hacer cuentas para calcular si se tienen los ahorros suficientes para pagar estos emolumentos más la parte no financiada por el banco y los gastos de compraventa.

  1. Demostrar al banco que se tiene un buen perfil

Otra opción es negociar directamente con varios bancos para que alguno se avenga a financiar hasta el 90% de lo que cueste la vivienda. Para tener éxito, desde HelpMyCash aseguran que es imprescindible contar con un perfil bueno, pues así el banco podría estar dispuesto a asumir el riesgo de prestar más dinero.

En ese sentido, los que tienen más probabilidades de llegar a un acuerdo son los que disfrutan de una situación laboral muy estable y cobran un buen salario. Por ejemplo, los funcionarios de carrera, los que trabajan en sectores bien remunerados como el bancario, el de la informática o el de las nuevas tecnologías, etc.

  1. Aportar garantías extra

Si el solicitante no tiene un perfil excelente, también puede tratar de convencer al banco de otra manera: con la aportación de una garantía adicional como un aval u otra propiedad. De esta forma, se reducirá el riesgo de la operación, por lo que la entidad podría estar dispuesta a financiar hasta el 90% de la compra o más.

Al aportar garantías adicionales, eso sí, conviene conocer cuáles son los riesgos en caso de impago. Si otra persona avala la hipoteca, sus bienes presentes y futuros podrían ser embargados junto a los de los titulares. Y si se aporta otra propiedad, el banco podría embargarla si la subasta de la vivienda principal no cubriera la deuda pendiente. 

  1. Comprar un inmueble que se venda por debajo de su valor

Según HelpMyCash, también hay bancos que se ofrecen a financiar el 80% del valor de tasación de la vivienda por adquirir (aunque la mayoría cubren solo hasta el 80% de la compraventa si ese valor es inferior). Así, si el 90% del precio del inmueble no supera ese límite, con estas entidades será posible conseguir el dinero.

Entre los bancos que ofrecen esta opción se encuentran, por ejemplo, Pibank o Liberbank. Ahora bien, antes de pedir financiación a estas entidades, hay que saber que habrá que asumir un riesgo: si la tasación de la vivienda es baja, es posible que no se pueda financiar hasta el 90% de la compraventa.

  1. Adquirir un piso de banco

El quinto y último método consiste, simplemente, en comprar un piso o una casa que pertenezca a una entidad bancaria. Y es que muchos bancos ofrecen hipotecas de hasta el 90% o el 100% para financiar la adquisición de sus viviendas: Banco Santander, Bankinter, Deutsche Bank…

Es posible, no obstante, que la oferta inmobiliaria de los bancos sea insuficiente o que sus viviendas estén en mal estado. Por ello, conviene consultar los catálogos de varias entidades para ver si hay pisos o casas en la zona en la que se quiere residir, así como revisar concienzudamente el inmueble en las visitas que se hagan antes de la compraventa.